Sin categoría

El educador social.

Quería hablaros un poquito sobre la figura del Educador Social, un profesional conocido por pocos pero del que muchos pueden obtener gran beneficio.

Nuestras funciones son muchas, pero podríamos decir que ayudamos y apoyamos a personas que se encuentran en una situación de vulnerabilidad o riesgo, llevando a cabo una intervención basada en el acompañamiento y la mediación. Somos un agente de cambio social.

Podemos decir que, nuestro objetivo principal es dar respuesta a las necesidades que surjan en función de la situación de cada persona y fomentar la mejora de la realidad de cada uno/a.

Esta intervención de la que hablamos por parte del educador social se lleva a cabo, principalmente, en un ámbito no formal.

El profesional que hoy estamos intentando conocer un poquito más, trabaja con todos los rangos de edad, es decir, desde la infancia hasta la tercera edad. Dando un poco más de luz a esta parte, estaríamos hablando, por poner algunos ejemplos: familias, discapacidad, inmigración, formación de profesionales, infancia, adolescencia y orientación laboral, entre muchas otras.

Antes de cualquier información, se lleva a cabo un proceso de recogida de información procedente esta de todos los ámbitos que rodean a la persona a quien se va a acompañar. De esta manera, se elabora un programa que se ajusta por completo a dicha persona y a sus necesidades, haciendo el trabajo personalizado y más eficaz.

A pesar de esto, siempre hay imprevistos, por ello el Educador Social debe ser una persona preparada para el cambio, capaz de adaptarse con rapidez a todo lo que pueda surgir.

Haz tu vida más bonita, pon un Educador Social en tu vida. Alba Martínez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *